Te invitamos a comenzar tu visita a Dordoña por el subsuelo, ya que alberga tesoros, cuevas con concreciones y grutas prehistóricas.

El refugio de Cromañón, Lascaux… Toda una serie de yacimientos de renombre están diseminados por el vecino valle del Vézère, también denominado el Valle del Hombre y declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Roque-Gageac

La Roque-Gageac

Hermosa desde las entrañas de la tierra hasta el cielo

Al remontar hacia la superficie, podrás atravesar una trufera en busca del “oro negro” del Périgord y seguir tu olfato en busca de las riquezas gastronómicas locales en el mercado de un pueblo. Aquí las palabras clave son terruño, autenticidad y arte de vivir.

Pasarás por las bástidas, ciudades y pueblos preservados y, subiendo aún más, alcanzarás los castillos encaramados a la montaña, algunos de los cuales cuentan con destacados jardines. Contempla el valle del Dordoña y sus meandros u ofrécete una vuelta en globo aerostático para disfrutar de todo ello.

Lascaux Chevaux Chinois

Lascaux Caballos Chinos

Lascaux, Neandertal y Proumeyssac

El departamento de Dordoña es célebre por la excepcional concentración de lugares y yacimientos prehistóricos en el valle del Vézère, alrededor de Le Bugue, de Eyzies-de-Tayac y de Montignac.

Juzga por ti mismo: aquí podrás empezar tu periplo en el Polo Internacional de la Prehistoria, centro de recursos que alberga dos hombres de Neandertal más reales que la vida misma. A continuación, tienes una cita en los yacimientos: la cueva de Lascaux, los refugios Pataud o Cromañón, Roque Saint-Christophe, Préhisto-Parc…

Unos monitores proponen con regularidad talleres de pintura parietal, talla de sílex, lanzamiento con propulsor… 400.000 años de presencia humana que se encuentran expuestos en el Museo Internacional de la Prehistoria. En construcción, con inauguración prevista en 2016, el proyecto innovador de Lascaux IV, dentro del Centro Internacional de Arte Parietal: www.lascaux.fr. Además, cuenta con otro apartado dedicado a la Prehistoria y al Patrimonio.

En cuanto a la sima de Proumeyssac, la “catedral de cristal del Périgord”, es el más increíble representante de las cuevas con concreciones que podrás visitar, descendiendo en una barquilla “como antes”, al ritmo de un sonido y una luz memorables.

Saint-Front

El mercado de Saint-Front © Alban GILBERT CRTA

Museos, mercados, canoas y gabarras

La Prehistoria no es el único periodo que ha dejado su impronta en el Périgord, y en numerosos lugares encontrarás vestigios, monumentos o museos que te lo mostrarán.

Por ejemplo, en Périgueux, Vesunna es un yacimiento-museo galorromano en medio de unas excavaciones arqueológicas.

Asimismo, determinados lugares pueden ser considerados verdaderos museos a cielo abierto: la localidad medieval de Sarlat, las bástidas de Monpazier o de Eymet, los pueblos de Brantôme o Bergerac, ¡todo un deleite para la vista!

A cielo abierto o en un recinto cubierto, los mercados son una tradición muy viva durante todo el año, con un periodo álgido de noviembre a marzo con los mercados de trufas y los de productos del pato.

Y ya que has recuperado fuerzas, aprovecha que estás en el campo para practicar tu deporte favorito o probar otros. Senderismo, ciclismo, equitación, canoa –que ofrece un punto de vista inédito de los pueblos trogloditas- o, para los contemplativos, a bordo de una gabarra.

Esta embarcación de fondo liso servía antaño para transportar los productos, en especial los vinos que, de Bergerac a Monbazillac, son dignos primos del Bordelés cercano.

Castel de Castelnaud y pueblo de Castelnaud la Chapelle

Castel de Castelnaud y pueblo de Castelnaud la Chapelle @ Jean Jacques BROCHARD / CRTA

Castillos de altos vuelos

El Périgord es conocido como la “tierra de los mil castillos”. Castillos vinícolas donde se catan los vinos y en ocasiones uno puede alojarse, y sobre todo castillos encaramados que dominan el valle del Dordoña:

Hautefort que lleva bien su nombre (Altofuerte), Beynac-et-Cazenac, Castelnaud (pueblo donde se encuentra asimismo el castillo de Milandes, última residencia de Joséphine Baker).

Algunos de ellos albergan maravillosos jardines, y merecen por sí solos una visita, caso de Limeuil y Marqueyssac – a ver también de noche durante las veladas a la luz de las antorchas, los jueves de julio y agosto. Asimismo debemos evocar los Jardines de lo Imaginario en Terrasson-Lavilledieu y los de la mansión de Eyrignac. Todos ellos ofrecen unos momentos verdaderamente intemporales.

Y entre tanta singularidad, nos entran ganas de hablarte asimismo de ofertas insólitas… Figúrate que estos célebres castillos existen en versión cabaña colgante con spa, unos lujosos refugios en los árboles. Citemos también el molino de la Jarousse y sus alojamientos del mundo, Huttopia, un camping que no se parece a los demás y, dentro de un estilo completamente distinto, el PEMA (Polo Experimental de los Oficios del Arte) de Nontron que renueva constantemente sus exposiciones y propone numerosos cursillos prácticos.

¡Y, por cierto, si te apetece pasar a los fogones, las clases y cursillos de cocina no faltan en esta tierra de gastrónomos!

Más imágenes del Valle del Dordoña
Biarritz País Vasco

Un pequeño territorio pero todo un universo.

Saber más
La Costa atlántica

Toma un mapa de la región, coloca el índice sobre la Punta de Grave, ahí donde el estuario de la Gironda se funde con el océano Atlántico y...

Saber más
Los Pirineos

¿Te apetece tomar altura? Dirígete a los Pirineos y al piamonte bearnés.

Saber más

¡Desde el 1 de enero de 2016, Aquitania, Limousin y Poitou-Charentes forman una única región! Descubre asimismo la oferta turística en