Ser libre: no estar sometido a ninguna obligación externa. Es uno de los elementos fundamentales de las vacaciones, que permite escapar del ritmo cotidiano. En nuestra región, la naturaleza es extensa, el ambiente acogedor y la variedad de distracciones propuestas contribuyen a este bienestar.

Libertad : Me escapo

 

Lo repetimos, pero es muy cierto: los amplios espacios naturales protegidos son una riqueza infinitamente agradable. En ellos se puede respirar a pleno pulmón disfrutando de la belleza del panorama, desde las playas del océano hasta las cumbres de los Pirineos, entre los castaños de Dordoña o los pinos de las Landas.

Los aficionados al naturismo no se equivocan: los lugares de estancia abundan tanto en la costa como en el interior. Un ambiente relajado que lleva a evocar de forma más amplia el espíritu del Suroeste: un ritmo tranquilo, fiestas ancestrales, la hospitalidad gascona… Todo un arte de vivir.

Así pues, eres libre de disfrutarlo de mil maneras diferentes: durante un paseo en bicicleta lejos de los coches, entonando “Paquito el chocolatero” durante las fiestas de Bayona o de Agen, o simplemente en una siesta al borde de un río…

 

En imágenes

 

Ofertas plenas de libertad

¡Desde el 1 de enero de 2016, Aquitania, Limousin y Poitou-Charentes forman una única región! Descubre asimismo la oferta turística en