Vitalidad: cualidad de un ser vivo o de un grupo que manifiesta una energía significativa, un gran dinamismo. Vitalidad de un arte, de una cultura… ¿No te recuerda a nada? El País Vasco ha conservado su idioma desde el Paleolítico y, con él, toda una cultura.

VITALIDAD – Me muevo

 

La identidad vasca no es la única que merece ser descubierta en la región: los vecinos bearneses y landeses también conservan sus tradiciones. El Carnaval Biarnés de Pau, las fiestas de la Madeleine de Mont-de-Marsan… En la región nunca se desaprovecha una oportunidad para pasarlo bien.

Y en cuanto a la cultura en general, desde las pinturas de Lascaux al arte digital, desde las bástidas medievales a los proyectos urbanos contemporáneos, desde la música barroca a los festivales de rock, la variedad y la vitalidad van de la mano.

Y para recuperar fuerzas: las ostras tomadas en la cabaña de un ostricultor en la Bahía de Arcachon, la nuez del Périgord en un puesto de un mercado local, las ciruelas pasas de Agen en el establecimiento de un pequeño productor… ¡Sin olvidar el latigazo del Armagnac!

Con todo esto, estarás lleno de energía para dominar las olas del océano, superar las cumbres de los Pirineos, remar en las aguas vivas y los ríos, recorrer las vías ciclistas y, por qué no, realizar un maratón en las viñas.

 

En imágenes

 

Ofertas plenas de vitalidad

¡Desde el 1 de enero de 2016, Aquitania, Limousin y Poitou-Charentes forman una única región! Descubre asimismo la oferta turística en